Entradas

Y fue entonces cuando me di cuenta..., Silvia Escudero.

Imagen
Y fue entonces cuando me di cuenta..., Silvia Escudero.



Y fue entonces cuando me di cuenta...
Cuando envié el último mensaje, esperando uno de vuelta. Hasta que de esperar me cansé. Me di cuenta de que solo había sido una más de tu colección; un trofeo más que colgar en aquella sección . Esperaba que nuestros recuerdos estuviesen a salvo, sin imperfecciones  Pero los rompiste , los dejaste ir sin retención alguna.
Silvia Escudero (4ºA)

Bueno… por dónde empezar..., Silvia Escudero

Imagen
Bueno…  por dónde empezar... Había días y días. Días en los que iba y solo reías.  Y días como este en los que simplemente fingías que no existía. Y me llamarás ilusa por no haberlo visto antes, pero el problema es que “las cosas han cambiado”. Échale la culpa al tiempo al fin y al cabo él es quien la tiene ¿no? Siempre la ha tenido. Y yo ya no sé qué hacer para verte o hablarte , y es que quizás la solución está en olvidarte. Aunque no está en mis planes , ni pretende estarlo. Creo que ya he llorado demasiadas noches y me merezco que alguien piense en mí como yo en ~los demás~ ti.
Silvia Escudero (4ºA)

La Leyenda de Proteus, Andrés Carpio

Imagen
La Leyenda De Proteus Andrés Carpio Ortiz (2ºA)



Proteus, de pequeño, solamente era un griego más, lo único extraño en él era que no se parecía en nada a su padre, a sus hermanos mayores ni a su madre. Sus hermanos siempre le llamaban anómalo, paria, extraño… Y en cierto modo era verdad, ya que su nombre significaba literalmente “variable”. Su padre conseguía algo de dinero en el mercado vendiendo lo que él mismo pescaba, que no era mucho. Por lo que casi siempre comían pescado y sus comodidades eran escasas, y su padre le culpaba diciendo que había maldecido a la familia. Cuando tenía doce años la única persona que le apoyaba y animaba murió, su madre, a manos de unas fieras mientras recolectaba frutos en el bosque, la gente decía que los dioses la mataron por ser una bruja, su madre siempre decía que podía ser lo quisiera.

Cumplidos los dieciséis, un día Proteus se fijó en una chica más bella que la mismísima Afrodita, en realidad la conocía, fue de las pocas personas que se compadeció de…

PRESENTACIÓN

Érase una vez tres brujas que compartían departamento y hartas de monotonía y de tanto aburrimiento decidieron crear un espacio singular en el que niños y niñas pudiesen participar y mostrar a los cuatro vientos el portento de su magnífico talento.
Dijo la hechicera rubia: “Escriben con mucho tino, ¿Creamos un club clandestino?”
“¡Magnífica idea!” dijo la más macabra, “¡Así que conjuren usando la palabra!”
La más joven dijo, adivinando el futuro: “¡Estupendo, compañeras, les gustará seguro!”
Y por arte de birlibirloque apareció este portal para que aquellos y aquellas a los que les gusta crear, inventar, fantasear, soñar, idear e imaginar, nos contasen sus historias en un mundo virtual.
Así que ¡adelante! Empecemos a escribir: poesía, relato, cómic, cuento infantil, ¡toda la literatura tiene cabida! 
Sobre todo cuando es divertida ;-)